París 2015El día 26 de octubre en Roma se ha hecho público un Llamamiento de los cardenales, patriarcas, obispos y representantes de las Conferencias Episcopales de las diversas partes del mundo a los negociadores de la "CCOP21'' (Conferencia sobre el cambio climático) que se desarrollará en París, del 30 de noviembre a el 11 de diciembre de 2015.

La iniciativa está promovida por el Consejo Pontificio Justicia y Pau y se inspira en la Encíclica Laudato si', del Santo Padre Francesc.

''Nosotros, los Cardenales, Patriarcas y Obispos, en representación de la Iglesia Católica de los cinco continentes, nos hemos reunido a instancia del Secretario de Estado de la Santa Suyo para expresar, en nombre nuestro y en nombre de las personas por las que nos preocupamos, la nuestra más sincera esperanza que se llegue a un acuerdo sobre el clima, justo y legalmente vinculante, en el marco de las negociaciones de la GOLPE 21 en París.

A continuación detallamos nuestra propuesta de diez puntos, redactada a partir de la experiencia concreta de personas de todos los continentes, y basada en la íntima relación entre cambio climático y la injusticia y exclusión sociales de los más pobres y vulnerables de nuestros ciudadanos.

Cambio climático: retos y oportunidades

En su carta encíclica, Laudato si', dirigida 'a cada persona que habita este planeta', el Papa Francesc afirma que "el cambio climático representa uno de los principales retos actuales para la humanidad". El clima es un bien común, compartido, de todos y para todos. El medio ambiente es un bien colectivo, patrimonio de toda la humanidad y responsabilidad de todos.

Hoy, creyentes y no creyentes estamos de acuerdo que la tierra es esencialmente una herencia común, los frutos tienen que beneficiar todo el mundo. Para los creyentes, esto se convierte en una cuestión de fidelidad al Creador, porque Dios creó el mundo para todo el mundo. Por lo tanto, todo planteamiento ecológico tiene que incorporar una perspectiva social que tenga en cuenta los derechos fundamentales de los más postergados.

Las consecuencias globales que se derivan de la dramática aceleración del cambio climático nos obligan a redefinir nuestros conceptos de crecimiento y progreso. Se trata realmente de una cuestión de estilo de vida. Resulta imperativo que encontramos una solución que sea consensuada, teniendo en cuenta la envergadura y la naturaleza global del impacto del clima. Necesitamos una solidaridad universal nueva, una solidaridad que sea ''intergeneracional'' y ''intrageneracional''.

El Papa define el mundo como "la nuestra casa común'' y, en el ejercicio de su custodia, no tenemos que olvidar que la degradación humana y social son consecuencias de un medio ambiente deteriorado. Por lo tanto, hacemos un llamamiento porque se adopte un enfoque ecológico integral, porque la justicia social se sitúe en el centro de las preocupaciones, 'para escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres'.

El desarrollo sostenible tiene que incluir los pobres

La Iglesia, a la vez que lamenta el dramático impacto del rápido cambio climático en los niveles del mar, los fenómenos meteorológicos extremos, el deterioro de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad, también es testigo de como el cambio climático está afectando, mayoritariamente de forma negativa, las comunidades y los pueblos vulnerables. El Papa Francesc llama nuestra atención sobre el impacto irreparable del cambio climático desenfrenado en muchos países en desarrollo en todo el mundo. Además, el Papa declaró ante la Asamblea General de Naciones Unidas que el abuso y la destrucción del medio ambiente van acompañadas de un proceso incesante de exclusión.

Líderes valientes dispuestos a adoptar acuerdos aplicables

La construcción y el mantenimiento de una casa común sostenible requieren un liderazgo político valiendo e imaginativo. Se vuelve indispensable crear un sistema normativo que incluya límites infranqueables y que asegure la protección de los ecosistemas.

Estudios científicos fiables sugieren que la aceleración del cambio climático es el resultado de la actividad humana desenfrenada, obsesionada por un determinado modelo de progreso y desarrollo. Nuestra excesiva dependencia de los combustibles fósiles es la principal responsable. El Papa y los Obispos Católicos de los cinco continentes, sensibles a los daños causados, instan a una reducción drástica de las emisiones de dióxido de carbono y otros gases tóxicos.

Nos unimos al Santo Padre en su exhortación porque se consigan adelantos importantes en París, con vistas a llegar a un acuerdo global y transformador que cuente con el apoyo de todos, y que esté basado en los principios de solidaridad, justicia y participación. Este acuerdo tiene que poner el bien común por encima de los intereses nacionales. Es esencial también que las negociaciones desemboquen en un acuerdo aplicable que proteja nuestro hogar común y todos sus habitantes.

Nosotros, Cardenales, Patriarcas y Obispos, emitimos un llamamiento general y presentamos diez propuestas políticas específicas. Instamos la GOLPE 21 que llegue a un acuerdo internacional que limite el aumento de la temperatura global a los parámetros actualmente sugeridos por la comunidad científica mundial para evitar impactos climáticos catastróficos, especialmente en las comunidades más pobres y vulnerables. Reconocemos que hay una responsabilidad común, y al mismo tiempo diferenciada, de todas las naciones. No todos los países han llegado al mismo nivel en el espectro del desarrollo, por este motivo la necesidad de trabajar juntos en un esfuerzo común resulta imprescindible.

Nuestras diez propuestas:

  1. Tener en cuenta no sólo los aspectos técnicos del cambio climático sino también, y sobre todo, los aspectos éticos y morales en conformidad con el artículo 3 de la Convención Marc de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).
  2. Aceptar que el clima y la atmósfera son bienes globales comunes de todos y para todos.
  3. Adoptar un acuerdo mundial justo, motor de un cambio transformacional y legalmente vinculando fundamentado en nuestra visión del mundo que reconoce la necesidad de vivir en armonía con la natura y de garantizar el ejercicio de los derechos humanos de todos, incluyendo los de los Pueblos Indígenas, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores.
  4. Limitar el aumento de la temperatura global y establecer un objetivo para lograr una completa descarbonització para medios de siglo, con el fin de proteger las comunidades más afectadas por los efectos del cambio climático, especialmente las que viven en las islas del Pacífico y las regiones costas. Garantizar que el límite máximo de aumento de la temperatura aparezca reflejado en un acuerdo global legalmente vinculante, con acciones y compromisos de mitigación ambiciosos por parte de todos los países en función de sus responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades (CBDRRC en inglés), según los principios de equidad, las responsabilidades históricas, y el derecho al desarrollo sostenible. Garantizar la coherencia entre las trayectorias de emisiones y el objetivo de descarbonització, así como la imposición de revisiones periódicas de las ambiciones y de los compromisos adoptados. Para ser exitosas, estas revisiones periódicas se tienen que basar en datos científicos y el respecto del principio de equidad, y tienen que ser obligatorias.
  5. Explorar nuevos modelos de desarrollo y estilos de vida que sean compatibles con el clima, combatan la desigualdad y saquen los pobres de la miseria. En este sentido, resulta esencial poner fin a la era de los combustibles fósiles, eliminar de forma gradual las emisiones de combustibles fósiles y proporcionar un acceso a la energía renovable que sea asequible, fiable y seguro para todos.
  6. Garantizar el acceso de todos al agua y en la tierra para la consolidación de sistemas alimentarios resilients y sostenibles que prioricen las soluciones impulsadas por las personas y no por los beneficios.
  7. Garantizar la inclusión y la participación de los más pobres, de los más vulnerables y de aquellos sobre los cuales repercuten mayoritariamente las decisiones tomadas a todos los niveles.
  8. Garantizar que el acuerdo adoptado el 2015 traiga en si mismo un proceso de adaptación que responda de forma adecuada a las necesidades inmediatas de las comunidades más afectadas y refuerce las soluciones locales.
  9. Reconocer que las necesidades de adaptación están supeditadas al éxito de las medidas de mitigación adoptadas. Los responsables del cambio climático tienen la obligación de ayudar los más vulnerables en la adaptación y la gestión de las pérdidas y daños; y de compartir la tecnología y los conocimientos necesarios.
  10. Establecer hojas de ruta claras sobre como los países tienen que cumplir sus compromisos financieros adicionales, coherentes y previsibles, de forma que se garantice una financiación equilibrada de las acciones de mitigación y de las necesidades de adaptación.

"Todo esto tendría que llamar a una seria conciencia y educación ecológica''.

El llamamiento concluye con una Plegaria por la Tierra:

''Dios de amor, enseñadnos a cuidar de este mundo, nuestra casa común. Inspiráis las Cabezas de gobierno mientras se reúnen en París a escuchar y atender el llamamiento de la tierra y de los pobres; que se unan de corazón y de espíritu para responder con valentía, buscar el bien común y la protección de este bello jardín terrenal que habéis creado para nosotros, para nuestros hermanos y germanas, y para las generaciones futuras. Amén''.

Firman la declaración los cardenales Oswald Gracias, arzobispo de Bombay, India Presidente de FABC (Asia), Peter Erdö, arzobispo de Esztergom-Budapest Presidente de CCEE (Europa) Reinhard Marx, arzobispo de Múnic, Alemania, Presidente de COMECE (Europa), Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, Presidente del CELAM (América Latina), y S. B. Bechara Boutros Balsa, patriarca de Antioquia (Maronites) Presidente de CCPO (Consejo de los Patriarcas Católicos de Oriente); los arzobispos Gabriel Mbilingi, de Lubango, Angola, Presidente de SECAM (África), Joseph Kurtz, de Louisville, Presidente d%uno2019USCCB (Estados Unidos), John Ribat, de Port Moresby, Papúa Nueva Guinea, Presidente de FCBCO (Oceanía) y el bisbeo David Douglas Crosbi OMI, de Hamilton, Canadá, Presidente de CCCB.

El documento está redactado en colaboración cono las redes católicas CIDSE y Caritas Internationalis y con la auspicio del Consejo Pontificio de Justicia y Pau.

 

Utilitzem cookies, ja sigui pròpies com de tercers, per oferir els nostres serveis i recollir informació estadística. A l'accedir a "justiciaipau.org" estàs acceptant la seva instal·lació i ús. Per a més informació veure Avís legal. Clicar aquí per acceptar Vore política