Desde el comienzo del 2015, la cantidad de refugiados llegando a Europa ha aumentado de una manera sin precedente, siendo los meses a partir el verano los que mayor cantidad de refugiados han tenido. El aumento de refugiados es debido a la guerra civil en Siria, de donde surgen el 54% de los refugiados entrando a Europa, y no hay señal que la guerra terminará pronto. La mayoría de los refugiados usan rutas de migración marítimas, cruzando el mar Mediterráneo en botes pequeños y peligrosos para llegar a Grecia o Italia. Generalmente, los refugiados no desean quedarse en el sur de Europa, y utilizan largas rutas terrestres para llegar a sus destinaciones finales en Alemania u otros países en el norte de Europa. Muchos refugiados no alcanzan su destino por los grandes peligros que corren en las variadas rutas de migración. Este verano, el mundo fue testigo de las consecuencias de estos peligros cuando el cuerpo del Alan Kurdi, un niño de tres años de Siria, fue descubierto en una playa de Turquía. Alan, como muchos otros refugiados, se ahogó mientras él y su familia trataba de huir a Europa. De hecho, las Naciones Unidas publicó que de 670,685 inmigrantes que han llegado a Europa desde Octubre 2015, 3,161 personas han muerto, siendo la mayoría de este número en la ruta entre Libia y Italia.   El número de muertos solo seguirá aumentando mientras que esta migración en masa continúe.

 

La Unión Europea ha tenido intensos debates sobre cual es la respuesta adecuada a la crisis, con diferentes países expresando variadas opiniones sobre los números de refugiados que están dispuestos a recibir. Algunos países Europeos sienten que tienen una carga desproporcionada debido a diferencias en el tamaño del país y sus ingresos, por lo tanto han expresado que el número de refugiados que les corresponde admitir debe ser menor . Algunos países han tomado pasos concretos para limitar el número de refugiados pasando por sus fronteras. Por ejemplo, Hungría, un país de tránsito en la ruta de los inmigrantes hacia Alemania, anunció que construirá una reja en sus bordes con Serbia y Croacia, obligando a los refugiados a buscar rutas alternativas hacia sus destinos. Debido a las acciones y los sentimientos variados de países Europeos hacia los refugiados, oficiales de la Unión Europea están buscando soluciones para encontrar asilo para todos los refugiados. En Abril, la canciller de Alemania, Angela Merkel propuso un nuevo sistema de cuotas para distribuir refugiados alrededor de los países miembros de la Unión Europea. Aunque todavía no se ha llegado a un acuerdo sobre este sistema de cuotas, las conversaciones están en curso.

Fotografia de Reuters / Laslo Balogh publicada a El PeriódicoFotografía de Reuters / Laslo Balogh publicada a El Periódico

Mientras que las instituciones políticas llegan a un consenso sobre las políticas de refugiados, muchas organizaciones están ofreciendo diversas maneras de aliviar el sufrimiento de los refugiados. Por ejemplo, la iglesia católica llamó a que cada parroquia en Europa reciba una familia refugiados.  Muchas otras organizaciones están organizando campañas para dar visibilidad a la crisis de los refugiados, o están ofreciendo servicios educativos o médicos, entre otros. Muchos civiles tanto como de Europa como fuera de Europa, se han propuesto a ayudar a los refugiados en maneras diferentes, desde donaciones monetarias a voluntariados en campos de refugiados. Las instituciones políticas también tienen que trabajar con el objetivo del bien de los refugiados en mente. Como dijo Papa Francisco al congreso de los Estados Unidos, “No debemos dejarnos intimidar por los números [de refugiados], más bien mirar a las personas, sus rostros, escuchar sus historias mientras luchamos por asegurarles nuestra mejor respuesta a su situación. Una respuesta que siempre será humana, justa y fraterna. Cuidémonos de una tentación contemporánea: descartar todo lo que moleste. Recordemos la regla de oro: «Hagan ustedes con los demás como quieran que los demás hagan con ustedes» (Mt 7,12).”   La ayuda hacia los refugiados no solo contribuirá la sociedad y la economía en el largo plazo, sino que es nuestro deber como seres humanos ayudar en tiempos difíciles a los que lo necesitan.

Información complementaria:

Article escrito por: Gabriella Jassir

Utilitzem cookies, ja sigui pròpies com de tercers, per oferir els nostres serveis i recollir informació estadística. A l'accedir a "justiciaipau.org" estàs acceptant la seva instal·lació i ús. Per a més informació veure Avís legal. Clicar aquí per acceptar Vore política