Girona

Dirección: Antic Roca, 38 bis, 17003 Girona
Email: justiciaipaugirona@gmail.com
Responsable: Albert Quintana
Web: justiciaipaugirona.blogspot.com.es 
Twitter: @justiciaipau_gi

Fotografia de Xavier MerinoArtículo de Xavier Merino i Serra, miembro de Justícia i Pau Girona, publicado en el Diari de Girona el día 20 de setiembre de 2015.

 

El TTIP, ataque a la democracia

El TTIP , siglas del " Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión " , se empezó a negociar entre los Estados Unidos y la Comisión Europea en 2013. A pesar de todo lo que se ha hablado sobre las consecuencias negativas que puede tener para los países europeos, nadie sabe casi nada por el secretismo con que se hacen las negociaciones, sin transparencia ni debate público. Este sistema de negociar, al margen del Parlamento Europeo, y las prisas por aprobar el tratado, hacen creer que las consecuencias negativas pueden ser bien ciertas . También se dice que en la mesa de negociación , además de los funcionarios de la Comisión Europea y los Estados Unidos, tienen voz los lobbies representantes de las grandes empresas transnacionales.

 

El pasado 10 de junio tenía que haber tenido lugar una votación en el Parlamento Europeo sobre la posición a adoptar frente a este tratado. La votación quedó suspendida porque se habían presentado 220 enmiendas al informe propuesto y la votación era difícil. Algunos eurodiputados comentaron que la causa real no fueron las enmiendas sino el peligro de que la votación fuera contraria al tratado.

En nuestro país, a primeros de año, la CUP presentó una moción en el Parlamento en la que se pedía al estado y a la Generalitat un referéndum sobre los acuerdos comerciales entre la UE y otros estados, como el TTIP. CUP, ERC, PSC e ICV votaron a favor, pero el voto mayoritario de CiU, C 's y PP la desestimó. Quizás los partidos que votaron contra la moción tienen información más concreta de los términos del tratado que se negocia?

La presión popular generada en Europa ha permitido, dice Josep M. Terricabras en un artículo reciente, que los eurodiputados puedan echar un vistazo a cómo avanzan las negociaciones. Los diputados pueden tener acceso parcial al texto, sólo en dos capítulos, que deben escoger ellos. Para consultarlos deben firmar un documento de confidencialidad y comprometerse a no revelar nada del contenido y tienen dos horas para leer y tomar notas. Dos horas, 54 páginas, si no se es una persona familiarizada con los temas y términos que se tratan y se emplean, no permiten enterarse de mucho. Sobre todo por la proliferación de siglas y abreviaturas. La consecuencia es que algunos diputados accedan a algunos textos y que poquísimos hay entiendan nada.

Las consecuencias negativas se prevén a partir de la experiencia de otros tratados similares entre los USA y otros países. La universidad privada Tufts, de Massachusetts, dice en un informe que los países europeos perderían un mínimo de seiscientos mil puestos de trabajo, que podrían llegar a ser un millón. Tratados anteriores, como el firmado entre Canadá, USA y México provocaron la deslocalización de empresas y de puestos de trabajo que, en buena parte, han sido la causa de que Detroit perdiera 46.000 puestos de trabajo y se convirtiera en la ciudad más grande del mundo en quiebra.

Hay que estar atentos a la evolución de las negociaciones que, hasta ahora, se hacen secretamente al margen del Parlamento Europeo y de los parlamentos de los estados miembros de la UE. Este organismo podrá firmar el tratado sin la aprobación previa de los veintidós ocho estados que la integran? Los estados, antes de dar la aprobación, facilitarán la información a sus ciudadanos y someterán el tratado a la aprobación de sus parlamentos o en referéndum?
Todo este asunto es un ataque directo a la democracia y, en definitiva, a los ciudadanos que pueden resultar afectados negativamente.

 

Utilitzem cookies, ja sigui pròpies com de tercers, per oferir els nostres serveis i recollir informació estadística. A l'accedir a "justiciaipau.org" estàs acceptant la seva instal·lació i ús. Per a més informació veure Avís legal. Clicar aquí per acceptar Vore política